Tiempos Verbales



Yo creo que nadie más en este mundo
Yo creo que nadie más quiere ser tan eternamente
Nadie más en este pedestal adornado de pastillas multicolores
Pretende ser tan pero tan y tan execrablemente feliz como yo
Y yo creo, también, que nadie se anima retornar
Por un segundo, sólo por una pequeña fracción de segundo
Al pretérito perfecto, sino que un “habría pasado” o un “quizás podría haber sucedido”
Son más factibles de utilizar. Útil para YO, útil para , útil para él, ella, nosotros vosotros y ellos.

UTILE PAR TOUTES LES PERSONNES DE LE MONDE. (Incluso para las que no existen)
Un lo amé, un me amó, no duele tanto como un “podrías haberme amado, o te podría haberlo amado”

Un escribí, no duele tanto como un “si yo hubiera escrito, sería hoy poeta”
Propongo que hagamos un comunismo de tiempos verbales.
Prefiramos un Pretérito Perfecto que  a un Condicional Compuesto…
Prefiramos un “escribí, morí, y no resucité” que a un “podría haber muerto, escrito y no resucitado” 






He aquí el primer video que subo cantando! fue en la Imaginiería, Centro Cultural! Saludos!

VOCES


Cuando los pensamientos no se pueden asir a un fundamento básico, se empieza a terminar con la postura simplista y nos sumergimos en la complejidad.
Esto sucede casi siempre, es una metodología precisa, casi instantánea
No se puede encontrar alguna identificación posible con lo que se piensa, es una suerte de polifonía de voces, o bien, muchas justificaciones a la locura crónica que consideran  que tenemos/tengo. Para decirlo bien crudamente, una promiscuidad de sensaciones escupidas por bocas que en principio, sólo en principio,  parecen ser inexistentes.

-No nos griten! - les decimos, les solicitamos, les  imploramos, les rogamos ya con lágrimas secas y gritos silenciosos.
Basta de ROTULOS, basta de hacernos/me sentir minúsculas partículas de un ensayo y error para su Investigación psicofarmacológica . (todavía no pudieron leer nuestro vademecun, lo  decimos/digo con certeza)


Cuando los recursos no sirven/me sirven y nadie se queda callado, las voces se deforman y nos hacen creer que su tono agridulce nos pertenece. Ya no hay remedio alguno, la complejidad llega hasta su punto álgido y la locura se magnifica en su totalidad.Sólo hay que entregarse al devenir de la hostilidad, ya no hay importancia que valga.  Sólo tenemos que ser conscientes de que no existe nada más que la combinación de los recuerdos oscuros y putrefactos de nuestros miedos /mis miedos. Hay que reinventar un silencio, destruir la atmósfera que las voces crearon, fumarse un pucho y dormir.








Otoño roto

Hay rostros cansados de ser rozados por la brisa matinal de un otoño roto. Otros , eufóricos,
 que son correspondidos y se contemplan de hito a hito  dibujando así con un simple parpadeo un

"te amo"

                 Hay otros rostros que se funden en la angustia, en un río de preocupaciones inconclusas: éstos últimos no pueden permitirse ni el más mínimo esbozo de sonrisa (el bienestar les es inconmensurable, "inasimilable" )

También hay crucigramas, resabios de una toz indiferente a su compañero de asiento,  los alientos frescos o podridos que se combinan y bailan en el aire contaminado de emociones en disputa;

y también Existe el sinsentido de esta lapicera de tinta azul que escribe en un vagón de tren.






Bloggers: Discúlpenme todos, ya hace un año que casi ni escribo. Sinceramente la carrera de Letras me sacó el ánimo de escribir...esto es un manuscrito que encontré en uno de mis cuadernos y es de otoño, como lo dice. Lamento no poder tener la constancia que tenía antes.
Un saludo a todos/as!

Mon corp est blessé


Yo fui la culpable de su prosa, la artífice de mi condena y Usted el usurero de mi cuerpo.
Desnuda de reacciones, saboreó Usted mi lujuria forzada.

Fui un sustantivo, una palabra muda.


Inocencia rota, inocencia denigrada y lastimada. Un grito mental, un grito mudo y hecho polvo, fui.

Hoy no me quedan predicados para estas expresiones anónimas, no queda más remedio que dejar ir la nula posibilidad de sentir lo que alguna vez debí sentir; gritar y llorar a gritos invisibles que alguna vez fui algo más que la mera herramienta de un deseo no correspondido.




Un escrito de hace muchos meses...buen año a todos/todas!



Surrealismo por ANATOLE ESTUDIO






Como un sueño de piedra yo soy bella, ¡oh mortales!,
y mi seno que a todos por turno torturó
fue hecho para inspirar al poeta un amor
tal como la materia, eterno e indecible.

Incomprendida esfinge, yo reino en el azul;
un níveo corazón junto al blancor del cisne;
detesto el movimiento que desplaza las líneas
y jamás he llorado como jamás reí.

Los poetas, delante de mis gestos altivos,
que parecen copiados de antiguos monumentos,
consumirán sus días en árida labor;
que para fascinar a estos mansos amantes
poseo puros espejos que embellecen las cosas:
mis dos enormes ojos de eterna claridad.

"Fotografías del proyecto Bauiernoss de Anatole Estudio"

(https://www.facebook.com/anatole.estudio / http://www.anatole.com.ar/)"

Pueden ver más mías en mi FACEBOOK: http://www.facebook.com/lucialeiva

Con un poema de Baudelaire, les presento a éste fotógrafo, ANATOLE, yo me ofrecí para sus fotos y éstas son algunas.

paralelismos florecen


Una de la madrugada
flash que encandila los ojos
de dos entes sin razón de "encandilamiento"

La vicisitud del sinsentido
sometido a una noche inconclusa
paralelismos florecen
en una velada sin fulgor
pero con calor de un verano precoz

Ojos felinos degustando
un alimento balanceado
con sus pupilas dilatadas

casi como la deidad...
de su presencia execrable

La orquesta de Londres suena,
detrás de un telón sin función premeditada
Ésta es sólo onírica, un simple viaje de Ida a Europa




(No tiene ninguna métrica en particular, pude combinar algunos versos octosilábicos, a un escrito improvisado, o quizás no, los que lo sepan, que lo digan!)
La foto es mía, ella es una amiga mía que se prestó para ésta!





Imaginación por humedad.

La humedad no me dejó pensar.

Era el estar obnubilada por la nostalgia de un vagón en hora pico, era el mero permanecer entre medio de una promiscuidad de miradas cómplices que buscaban un lugar en el cual sentarse y existir por cuarenta minutos en paz.

Evidentemente mi cuerpo no pudo entregarse a la batalla por una existencia inmóvil y me quedé parada.

Las estaciones de tren pasaban y mis ojos despedían un espectáculo de fusión de alientos, puteadas y miradas de reloj ininterrumpidas.

-Creo haberme dormido…

-Creo haber llegado a Liniers…- Dialogaba conmigo misma.

Ese fue el momento, cuando pensaba que habíamos llegado a Liniers, en el que una manito me toca la rodilla y me despierto abruptamente. Era una nena, ojos negros, piel oliva y de no más de diez años. Me miró y me sonrío y ahí me vi.

Pude ver en ella el esbozo incipiente de una sonrisa que alguna vez fue mía, pude corresponder por sólo una fracción de segundo aquel infantilismo que algún día me perteneció.

Todavía siento que no sucedió, o mejor dicho que no pudo haber sucedido y que sólo fue una imaginación producto de un cansancio comprensible; de todos modos, nunca me voy a olvidar de aquel contacto efímero con Lucía.


Pregones...



A tan sólo horas de pregones hostiles y angustias derramadas
bajé las escaleras y ahí estaba él.
La penumbra de su soledad lo tornaba aún más agresivo.
Intentando no mirarlo, él me llamó y al contemplar su semblante, sus ojos se tornaron vidriosos y su mirada cabizbaja
Me miró y me dijo
- Luci , yo te quiero mucho…
Lo abracé, lo abracé por que comprendía que todo iba a estar bien.
Por primera vez sentí la ternura de su paternidad.
Pronto comprendí que detrás de aquellos anteojos que esconden una mirada negra, hay un niño gritando en silencio.

seulement une pensé

Meditando acerca de la existencia banal de este sitio web, llegué a la conclusión, sumamente vaga, que si los escritos (o mejor mencionado, posteos) no son autoreferenciales, no me agradan en absoluto. De ahí mi disconformismo cronificado, a mi modo de ver, en cuanto a mis pensamientos verbalizados y escritos. De esta modalidad mía de clasificar lo que de alguna manera "creo" se manifiesta mi desagrado cuando me siento en un taller literario y me dán una consigna. La puedo realizar, de hecho el coordinador puede decirme que los recursos estilísticos que utilizo son excelentes, pero a mí no me gusta. Egolatría? Autoreferencialidad? Egocentrismo?Autodescalificación inherente a mi persona? A veces me gustaría tener la capacidad de abstracción y conformismo propio aunque sostengo, paradójicamente, que es sublime poder dibujar en una prosa, no importa que sea pésima, mi cotidianidad.
solamente un pensamiento, sin importancia alguna...

La vida por un Bombón

Querídísimos amigos Bloggeros, disculpen mi interrupción de un intento de prosa poética. Les comento que mi vida facultativa me está consumiendo gran parte del tiempo, pero por lo pronto, puedo decirles que me está yendo demasiado bien en los parciales. Últimamente no encuentro inspiración ni siquiera leyendo a Baudelaire, ya que a que mi mente rebuscada imagina que si leo algún otro autor me va a distraer de lo que debo estudiar. Ante lo cual, el escrito que procede esta explicación media vaga de mi ausencia, es un texto que tuvo como consigna "la vida por un bombón" en un taller al que lamentablemente no puedo asistir porque curso los Sábados.

La vida por un Bombón.

Mirame, mirame de cerca, no tengas miedo, Acercate, palpame, sentime.
Puedo dejar de provocarte cuando determines que hacer con la capital de mi persona; Ahora cedés, Tan falible podía llegar a ser tu abstención? tan insignificante fue tu decisión?
Ahora me desnudas compulsivamente, no hay nada nuevo para mí en este espectáculo; como acostumbrás a hacerlo; mi indefensión te invita, y ahí es cuando no lo dudás ni por una fracción de segundo. Soy el arquitecto de cada uno de tus cinco sentidos, los agudizo, los manipulo, los compadezco.
Siento tus comisuras sedientas, siento la calidez de tus labios, la densidad de tu saliva que me empapa, se amalgama con mi fisonomía.
Me destruís, me degustás, disfrutás cada último segundo de mi existencia intrascendental. Me diversifico, me postro en cada una de tus papilas y no me dejás ir, no todavía.
"Agonizando en plena salud" me someto a ser el maestro de obra de este fenómeno que desenlaza, indefectiblemente, cuando me desintegro.



No estoy tan conforme con este escrito, ya que no es de una "inspiración intrínseca" espero que les haya gustado. Y gracias por leerme.
Luci.

Pensamiento intrascendental.

Ùltimamente me està sucediendo que siempre pienso en la circunstancia vigente como si està no fuera ùnica. Es decir, tengo una sensaciòn visceral de sentir la presencia anònima de alguien que està relizando la misma actividad y en el mismo momento que mi persona, sin importar si es en Luxemburgo o en la esquina de mi casa.

Hasta el acto màs insignificantemente minùsclo se presta a ese pensamiento intrascendente.
Un ejemplo cotidiano podrìa ser el acto de la masturbaciòn desplazado a la originalidad propia, por consiguiente, realizarlo de una manera estrafalaria, como hacerlo con un estuche de cepillo de dientes.
Escasa es la significancia atribuìda cuando de repente pienso que algùn otro individuo està haciendo lo mismo que yo, quizà con alguna otra sutileza diferente, como tal vez las fracciones de segundo de diferencia en llegar al orgasmo, o quizà que la otra persona està usando la mano derecha.

La tempestad (consigna del taller)

Escasa es la importancia de disimular, se puede percibir con total precisión la tempestad que nos acosa cada segundo de nuestra existencia.
Desnudos, bañados en aguas turbias, escribimos poesías inconclusas con olor a humedad. La estrategia errónea consiste en suspirar al unísono, mordernos los labios y acariciarnos las sienes con delicadeza, consecuentemente, estrangular nuestros pensamientos y gritar en silencio aquellos vocablos rotos.

Tu perfume.

Una de las primeras veces que salimos juntos te dije “me gustaría que uses perfume” y pensaba en secreto comprarte alguno. Es lamentable pensar que no me diste tiempo a regalártelo y el perfume pude sentirlo una vez que ya no nos pertenecíamos.

La última tarde que pude mirarte a los ojos, el aroma de tu perfume era peculiar, quizás algunas notas cítricas regodeaban la textura de tu piel en ese instante.

Hoy, casi después de medio año de haber sentido la exquisita fusión de tu piel con el perfume…me subí al 500, introduje las monedas, me senté, e instantáneamente te sentí.

Sentí aquel aroma que nunca olvidaría, sin importar que el perfume fuera fuerte, barato o francés. Te recordé, mi mente palpó nuestro último encuentro casual.

Al voltear la mirada, mi abstracción se dio por finalizada, bajé a la realidad, al percatarme de que el portador del aroma, no era más que un pasajero con el mismo perfume que usaste esa tarde.

Espantapájaros 11



Corto que hice para el colegio basado en un Poema de Girondo
grade; abajo les adjunto el Poema.

Si hubiera sospechado lo que se oye después de muerto, no me suicido.

Apenas se desvanece la musiquita que nos echó a perder los últimos momentos y cerramos los ojos para dormir la eternidad, empiezan las discusiones y las escenas de familia.

¡Qué desconocimiento de las formas! ¡Qué carencia absoluta de compostura! ¡Qué ignorancia de lo que es bien morir!

Ni un conventillo de calabreses malcasados, en plena catástrofe conyugal, daría una noción aproximada de las bataholas que se producen a cada instante.

Mientras algún vecino patalea dentro de su cajón, los de al lado se insultan como carreros, y al mismo tiempo que resuena un estruendo a mudanza, se oyen las carcajadas de los que habitan en la tumba de enfrente.

Cualquier cadáver se considera con el derecho de manifestar a gritos los deseos que había logrado reprimir durante toda su existencia de ciudadano, y no contento con enterarnos de sus mezquindades, de sus infamias, a los cinco minutos de hallarnos instalados en nuestro nicho, nos interioriza de lo que opinan sobre nosotros todos los habitantes del cementerio.

De nada sirve que nos tapemos las orejas. Los comentarios, las risitas irónicas, los cascotes que caen de no se sabe dónde, nos atormentan en tal forma los minutos del día y del insomnio, que nos dan ganas de suicidarnos nuevamente.

Aunque parezca mentira —esas humillaciones— ese continuo estruendo resulta mil veces preferible a los momentos de calma y de silencio.

Por lo común, éstos sobrevienen con una brusquedad de síncope. De pronto, sin el menor indicio, caemos en el vacío. Imposible asirse a alguna cosa, encontrar una asperosidad a que aferrarse. La caída no tiene término. El silencio hace sonar su diapasón. La atmósfera se rarifica cada vez más, y el menor ruidito: una uña, un cartílago que se cae, la falange de un dedo que se desprende, retumba, se amplifica, choca y rebota en los obstáculos que encuentra, se amalgama con todos los ecos que persisten; y cuando parece que ya se va a extinguir, y cerramos los ojos despacito para que no se oiga ni el roce de nuestros párpados, resuena un nuevo ruido que nos espanta el sueño para siempre.

¡Ah, si yo hubiera sabido que la muerte es un país donde no se puede vivir!

Oliverio Girondo

video

Maternidad Noctámbula.

Y la miro, sus ojitos brillosos de cansancio la delatan. Delatan la oscuridad de su grito mental.

Insomne, ella mira hacia la ventana, buscando alguna salida a la noche que carcome su existencia.
Y a mi me duele la impotencia de no poder dibujarle una realidad distinta.
Su cuerpito noctámbulo vaga por el pasillo que divisa mi mirada atenta; el reflejo de la luna viste su perdida desnudez.

Ella se choca con el deseo transparente de poder atrapar algún sueño que la vista distinta, algún sueño que calme la sed de su nostalgia...o quizás algo más simple, como un sueño que la deje ir.

Tergiversar

Sus ojos se entreabrían de manera instantánea y muy cerca de su presencia, dos enfermeros la miraban desasosegados. La sonda naso gástrica le empezaba a molestar, sin olvidar la mirada explícita de los enfermeros que suscitaban una duda.
Se preguntaba a sí misma, una y otra vez si realmente estaba viva o el efecto estupefaciente de los ansiolíticos la había perseguido hasta después de su vaga tentativa de suicidio.
¿Y qué sería más "placentero" que desafiar a la muerte? Sin saber si la realidad no estaría siendo tergiversada por el capital de su persona.

Sólo susurrando.

La última vez que te vi, me observabas con ojos lascivos
Quizás uno en esa circunstancia se enfrenta con su peor enemigo, la debilidad; deseando
La paradoja. Una destrucción, la consumación de una ilusión rota.
“Sí, esto está mal” me susurrabas con los ojos cerrados, para evitar mis lágrimas voluptuosas y para evitar tener que admitir que tu accionar era un acto homicida.
Ahora estoy recostada en esta cama, escribiendo con la luz apagada, junto con la almohada que te acompañó aquella última vez con tu elocuencia empedernida y tu susurro que me decía que nunca ibas a olvidarte de tu homicidio.

Ensayo sobre la mirada

" Ser visto por otro es una relación concreta y cotidiana de la que hago experiencia en todo momento, pues en todo momento el prójimo me mira (...)
Nunca encontramos bellos o feos unos ojos ni nos fijamos en su color mientras nos miran ya que la mirada del otro enmascara sus ojos; parece ir por delante de ellos. Soy visto por otros y basta que el otro me mire, para que yo sea lo que soy ".

Jean Paul Sartre; El ser y la Nada.

Anónimo

La brisa de su respiración le recorría todo su cuerpo, comenzando por su ombligo hasta la planta de su pie. Contemplaba sus extremidades y con tan solo un segundo de meditación, ella se había dado cuenta de que estaba junto a un desconocido
Aunque juntos eran inmutables, una sensación extraña la azotaba con tan solo mirarlo. Embriagada de su perfume con notas de madera, ella se preguntaba cuando fue que dejaron de pertenecerse, de sentirse y de amarse.
Nada volvería a ser como aquel día, nada, ni siquiera un cruce de miradas, ni siquiera el escaso contacto físico que los unía, nada, absolutamente nada.
Miró al anónimo una vez más y lo vio llorar…lloraba durmiendo, quizás soñando en la insurrección de su alma, en la salida de emergencia hacia otra época , hacia otra instancia , hacia otro cuerpo totalmente diferente y otra identidad.

Pupilas

Placentero es estar mirando, por casualidad, a la persona que viaja frente a tu cuerpo en el tren y casi por inercia, contemplar como sus pupilas se van moviendo (de acorde con el objeto que ésta se queda mirando)
Desde el 136 verde manzana hasta una vieja haciendo los mandados con un pekinés; cualquier insignificancia del paisaje cotidiano basta para distraer las pupilas acompañadas de Iris de diversos matices.
Verdes, negros, celestes con verde, marrón, marrón más claro, marrón más claro que el que le precede, ojos color miel con azúcar…
Hasta incluso, rojos venosos de cansancio.

Psicológico

No es de mi agrado el tipo de personas que atribuyen todo a el inconsciente.
Sí, porque es tan fácil decir "debe ser psicológico"; "y...necesito ir al psicólogo". Todo se reduce simplemente a el hecho de sentarse en una silla y hablar con un desconocido que te consuele con su mirada de Poker. Pero qué facil que es la vida gracias a Freud y sus "acólitos"...

La ventana

Las gotas se entrechocan, colisionan y se fortalecen.
Caen resvalando por la ventana que oculta y no deja que la tristeza se filtre.
Amigas de mis culpas, guardianas de mi anhelo; de mi anhelo por no saber que es lo que pudo haber sido.

Sincericidio

Mi sincericidio no te permitió ser condescendiente a mi reacción. Maldije tu presencia, la mía, la de los especímenes degenerados que revolotearon en ese momento. Repudié tu respiración y tus lamentos. Maldije el momento, el ingrato momento el cual desenlazaría con tu partida. Un corte más, como aquellos calcados en mi piel. Un corte a la situación, un corte a la maldición y al supuesto amor jurado, un amor fingido, un amor efímero como tus besos y tus palabras. Como Heráclito diría “todo fluye, todo cambia”; cambios repentinos y fluidos de hostilidad. Como el río de lágrimas saladas que me lloraste esa tarde, esa maldita tarde de Enero.

Decretando Pelotudeces

Como duele ser consiente de nuestra insignificancia en este mundo. Caminando por la calle me di cuenta de que nadie le da la importancia que uno supone que tiene para los seres queridos. Entonces decreté la inutilidad del suicidio. Te suicidás, te pueden llorar un mes, dos meses, hasta un año y después pasás a ser un mal recuerdo, en los mejores casos una pesadilla.

Domingo

Siempre dije lo mismo, los domingos son días interrogativos.
Tienen un no se qué retórico; un matiz grisáceo particular
¿Será que la reminiscencia es inherente? ¿O es tan sólo mi personalidad retorcida?
Lo mejor es estar tirada en la cama, poner en "mute" aquella película Italiana y escuchar Cat Stevens; contemplar a mi hermanita durmiendo y sentir el ruidito de su respiración "Imaginar sus deseos reprimidos inconscientes" como diría algún pionero del Psicoanálisis.
Es tan ambivalente este día estereotipado como familiar; yo, particularmente lo siento como un día saturado de inspiración.

Hipócrita

Hipócrita el pionero de tu vida, el creador del esperma que luego de dos décadas se transformó en vos.
¿Qué es lo que estoy tratando de decir? ¿Qué es lo que estoy tratando de mostrar?
Como nunca pude encontrarle respuesta a esas preguntas de extremo compromiso para mi existencia, siempre anhelo que esta puta incertidumbre se termine...

Retóricamente

Casi todos los días me pregunto... ¿Quién escribirá la historia de lo que pudo haber sido mi vida sin ella?
irrumpe indiferente día a día...como si paradójicamente mi personalidad controladora se intimida ante ella
No me queda la mejor duda, de que es una pésima idea no quererme, más aún cuando siento su posesión a día
Entonces me vuelvo a preguntar retóricamente
¿Quién escribirá la historia de lo que pudo haber sido mi vida sin la enfermedad?

BAFICI

¿Y qué podría llegar a tener de interesante una película independiente si el reflejo de la pantalla me permitía mirarte…apreciarte, desearte? tu rictus deleitable impidió mi concentración y yo ya di por sentada la entrega de mis labios.